El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha dejado hoy en libertad provisional al fundador de la ONG catalana Global Infantil, Gil Lossada, acusado de presuntos malos tratos a menores, abusos sexuales, estafa e intrusismo médico en un centro de acogida de Adis Abeba (Etiopía).

El magistrado, que obliga a Lossada a fijar un domicilio en España, ha adoptado esta decisión después de tomarle declaración y celebrar, a petición del fiscal Luis Barroso, una vistilla de las previstas en el artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la adopción de medidas cautelares, según fuentes jurídicas.

El abogado de los miembros de la ONG que el pasado verano denunciaron a Lossada, Sebastiá Salellas, ha explicado que el responsable de la ONG no puede volver a Etiopía ya que las autoridades de ese país, que también investigan los hechos, le tienen retenido el pasaporte.

Castigos por un “tiempo limitadísimo”

Fuentes jurídicas han contado que Lossada ha negado todos los cargos, aunque, según han precisado, ha reconocido ante el juez que aplicaba un “sistema especial de disciplina” con los niños pero nunca “con la intención” de propiciar malos tratos. “Nunca he permitido que un niño del centro reciba maltrato”, ha dicho Lossada, de acuerdo con la declaración prestada, en la que se detalla que “en alguna ocasión” ha obligado a los menores a ponerse de rodillas o les ha dado un “pequeño tirón de orejas”, pero siempre por un “tiempo limitadísimo”.

El responsable de la ONG ha asegurado que era “como un padre” para los cerca de 140 niños, de entre 0 y 16 años, que estaban en el centro recogidos de las calles o de familias que los habían dejado allí como última esperanza de proporcionar a sus hijos un futuro digno.

Lossada ha negado rotundamente los presuntos abusos sexuales, según las mismas fuentes, y, sobre la acusación de intrusismo médico, ha manifestado que en el centro había facultativos y que él se limitaba a “recetar alguna aspirina” y no realizaba visitas médicas.

El fiscal considera que existen indicios de su participación en un posible homicidio imprudente, lo que el imputado ha rechazado ya que, según ha explicado, él no tuvo ninguna responsabiidad en el caso de un niño que acudió al centro con sida y que después falleció, sino que un médico del centro se encargó de él.

Trece denuncias

La Audiencia Nacional admitió a trámite la querella criminal que interpusieron contra Lossada en septiembre del año pasado dos cooperantes de la ONG, Tomás Jover y Petra García, después de haber viajado a Etiopía a conocer el centro de acogida.

Los cooperantes contactaron asimismo con la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), que abrió un expediente a la ONG e interrumpió su ayuda financiera, solicitando además la sustitución provisional de Gil Lossada mientras durase la investigación. Ese expediente, según ha informado Salellas, está en manos de Grande-Marlaska, que mañana tomará declaración como testigo a una médico pediatra que también estuvo en el centro de Adis Abeba.

A los dos cooperantes que formularon la denuncia inicialmente, se han sumado otros 11, y se les está tomando declaración en los juzgados de sus respectivas provincias para después remitirlos a la Audiencia Nacional.

En declaraciones a los periodistas, Tomás Jover ha querido destacar el “buen trabajo” que realizan las ONG por todo el planeta y ha señalado que por un caso concreto no se puede generalizar ni acusar a todo el mundo.